Este año más que nunca , desde Fimax Asesores aconsejamos  poner en manos de un buen asesor tu declaración de la renta 2020.

Pues sí, el consejo es no confirmar el borrador de la renta ya cumplimentada con los datos a disposición de la Agencia Tributaria, en un acto de fe que solo sea por darle otro empleo a nuestro dedo índice. Con un sólo click confirmando el borrador , puede perjudicarnos, dejando de declarar datos esenciales, sin aplicar deducciones autonómicas u estatales que nos benefician, por eso debemos evitarlo.

Si el resultado de nuestra declaración es a devolver, presentar la declaración el 7 de abril u 8 o 9 de abril, nada variará sobre el día en recibir esa devolución. Por esto, en vez de hacer de la declaración de la renta un acto impulsivo, contemos hasta 10 y tomémonos tiempo para verificar los datos tras la declaración, no cuesta nada y ante la duda, mejor preguntar a un asesor especializado. 

Todo lo que se hace deprisa, sin verificar, difícilmente puede salir bien

Y menos aún, cuando se trata de validar datos tan importantes como:

  • Los familiares: Mi cónyuge, ¿me he casado?, ¿me he divorciado?; mi hijo, ¿ha nacido?; mi abuela ¿está o no con nosotros?; ¿fallecimientos?; ¿cuántos somos?; ¿estudia el hijo?, ¿hay becas?, ¿trabajos de verano?
  • Los personales: ¿mi domicilio?, ¿mi edad?, ¿mi discapacidad?, ¿mi trabajo?, ¿mi jubilación?, ¿mi dependencia?, ¿mi unidad familiar?, …. Los culturales: ¿mi religión?, ¿asignación tributaria?, …. Los sociales: ¿colaboro con organizaciones no gubernamentales?…
  • Los patrimoniales: ¿mis inmuebles?, ¿he comprado?, ¿he vendido?, ¿mi vivienda habitual?, ¿he cambiado de domicilio?, ¿reinversión?…
  • Los económicos: Los datos que constan ya en el borrador de la renta no son todos los que pueden ser, ya que, por ejemplo, la información de las pensiones procedentes del extranjero, no suelen estar disponible su información al momento de presentar la declaración…

Además este año tenemos novedades en la Renta 2020, provocadas por el COVID-19

Una de ellas es el Ingreso Mínimo Vital que, unido a las prestaciones económicas establecidas por las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos, y a la renta mínima de reinserción; rentas todas exentas, PERO con limitación, hasta 11.279,39 euros. Se deberá declarar en REnta, además, todos los beneficiarios del IMV convivientes están obligados a presentar la declaración de la renta, ¡mucho cuidado!

Otra novedad son los ERTEs, de los que tenemos que valorar los rendimientos del trabajo obtenidos de más de un pagador, como es en este caso, y que hará que muchas personas que antes no estaban obligadas a presentar la declaración, ahora sí tengan esa obligación, con la incertidumbre de su resultado.